lunes, 15 de octubre de 2012

4

Viaje a Isla de Flores y Bali, Indonesia (II)

  • Parque Nacional de Komodo. Isla de Rinca. Dragones de Komodo. Isla de Bidadari. Templo Ulun Danu Beratan. Hotel Aneka Lovina. Excursión delfines en Lovina. Cascada Git Git. Fruta durián.
Dragón de Komodo, Parque Nacional de Komodo (Isla de Ricla)

Parque Nacional de Komodo
Visitar los dragones de Komodo era una ilusión que llevaba incubándola muchísimos años atrás, había leído muchos libros, visto muchos documentales y reciéntemente vídeos en youtube, donde aparecen estas bestias capaces de engullir sin masticar un jabalí entero , así que cuando vino a buscarnos al hotel una pequeña furgoneta contratada a través de Tan, y que luego resultó que no era un viaje particular sino una bemo que se  dedicaba a recoger estudiantes,  me encontraba muy impaciente.


Traslado en la furgoneta escolar y salida del puerto 

Puntualmente estaba esperándonos en su barco el capitán Manjailing con su abierta sonrisa, recogió su ayudante nuestra mochila y se dispuso a zarpar, moviendo el barco con una lanza a modo de gondolero, después arrancó el motor y partimos hacia Isla de Rinca en el Parque Nacional de Komodo. La elección de esta isla no fue casual, es la isla que mas cantidad de dragones de Komodo existen en libertad por km2, hay unos 1.200 ejemplares, por lo que la posibilitad de verlos es casi del 100 %, mientras que en la Isla de Komodo, son muchos los turistas que regresan sin haber avistado ninguno, ¡creo que no me resignaría  rodear medio globo terráqueo y venirme sin haber visto ninguno!


La cubierta del “Tiga Putri” y su cocina

El “Tiga Putri”, era una pequeña embarcación utilizada por el padre del Manjailing como barco pesquero, pero ahora como casi todas del lugar, han sido adaptadas para llevar turistas. En la parte delante había instalado dos bancos bajo una lona que resguardaba del sol y las improvisadas lluvias tropicales, al fondo se mantenía el camarote para pilotar la barca y detrás, una pequeña cocina y un retrete, donde puesto en cuclillas, por un orificio en el suelo salían las heces al mar.
El mar por la mañana estaba tranquilísimo, como puede apreciarse cuando divisamos la Isla de Ricla, pero al final de la tarde éste se encrespó, pero para nada inmutó al capitán que seguía en la proa sentado tranquilamente, mientas yo le preguntada si el barco disponía de radio u otro medio de salvamento que no fuera los chalecos salvavidas: ¡No problema, mi padre nunca llevar, siempre volver a casa!, me contestó riendo en un rudimentario inglés.


El mar en calma ya divisando la isla de Rinca y encrespado a la vuelta

A las dos horas, aproximadamente, de partir de Labuan Bajo, llegábamos al embarcadero de la Isla de Rinca (se pronuncia “Rincha”), ahí, un cartel te daba la bienvenida en indonesio e inglés. Un estremecimiento  invadió mi cuerpo.  Un ranger, cuidador del parque, nos esperaba con un palo en forma de horquilla para acompañarnos hasta el edificio de los visitantes que se encontraba como a medio kilómetro, sin querer, la vista se me iba a todos los lugares buscando cualquier silueta o forma parecida al enorme lagarto, pero no fue hasta llegar a los edificios de los guardias del parque, cuando pude encontrarme,  no con uno sino con media docena de enormes dragones, que estaban tomando el sol junto a las cabaña, atraídos por el olor de los alimentos que cocinan, según nos dijeron, a través de su lengua bífida, como las de las serpientes, es capaz de percibir olores a varios kilómetros de distancia.


Desembarcando en la isla de Rinca y entrando en el Parque de Komodo

Pasamos a la administración y pagamos la entrada: 15 dólares por la visita hasta 3 días (la nuestra), 25 hasta 8 y 35 hasta 15 días. A esta cantidad hay que unirle 20.000 rupias de tasas para el parque y otras 20.000 Rps como impuesto turístico regional. Si llevas cámara te piden otras 50.000 Rps., la suma total por persona vienen a ser unos 20 euros.
Cuando te presentan al guía te proponen dos itinerarios: De una hora y otro de dos, nosotros elegimos el segundo para tener mas posibilidades de ver dragones totalmente salvajes, ya que los que rodean los barracones, son oportunistas que se han acostumbrado a la presencia humana y a las sobras, ya no hacen nada por cazar por su cuenta, es como si visitases un zoo.


Dragones junto a las casetas de los guardas y con un ranger del Parque de Komodo

Reunidos con el ranger, en inglés, nos puso al corriente de la vida y costumbre de estos animales en extinción, únicos en el planeta. Nos enteramos que es el lagarto mas grande del mundo, sobrepasando los adultos los tres metros de largo y los 150 kgs. de peso, aunque los mas habituales de la isla sean de 2 metros y cerca a un centenar de kgs., modernas investigaciones lo entroncan con descendientes del género varanus que se originó hace 40 millones de años y quedó aislado en estas islas por  la línea de Wallace. Son terribles depredadores capaces de cazar presas de cuatro o cinco veces su tamaño, como búfalos o caballos salvajes de la isla, que incluso se comen entre ellos mismos, en especial a las crías que nada mas nacer, deben huir de sus progenitores trepando a los árboles y permaneciendo allí hasta los tres años, que ya han adquirido un considerable tamaño.


Dragón adulto y cría que comienza a descender de los árboles

Aunque carecen de audición y su visión es torpe, se valen de su lengua y olfato para acechar a los animales, morderles y trasmitirles sus mas de 30 bacterias que poseen en la saliba, a los pocos minutos, se siente mal la presa y es cuando la atacan, engulléndola sin a penas masticar, incluso los huesos, que con los jugos gástricos se deshacen totalmente, precisamente nosotros pudimos ver algunas deposiciones  donde  aparecía el color blanco del calcio de los huesos. Afortunadamente los ataques a a los humanos son muy raros, desde que dejaron de alimentarlos con cabras como atracción a los turistas, aún así,  hace unos  años desaparecieron misteriosamente unos europeos que habían acampado por equivocación en esta isla y se creen que fueron devorados por los dragones, ataques esporádicos si se dan, el ranger que nos acompañó, me mostró una foto en su móvil donde aparece las cicatrices dejadas por un ataque a un compañero suyo.


Nido o madriguera de un dragón y excrementos 

El apareamiento tiene lugar entre Julio y Agosto y la puesta de huevos un mes después. Escarban madrigueras en el suelo o bajo las raíces de los árboles para esconder sus huevos, a los siete meses eclosionan e inmediatamente la crias trepan a los árboles donde se mimetizan con una piel verde a rayas y se alimentan de insectos y pequeñas lagartijas.
Después de oír estas explicaciones, partimos en fila detrás del ranger, sobresaltados por cualquier ruido en la maleza, que en algunos lugares nos llegaba hasta la cintura. Llevábamos mas de hora y media de recorrido y tan solo habíamos visto monos, un ciervo, alguna ave y un jabalí, pero no aparecía ninguna dragón. Ya empezaba a desanimarme, hasta que el guardia me señaló un nido y cerca, totalmente camuflado, se veía la cabeza del dragón,


emocionado, me dirigí hacia él, sin medir las consecuencias y olvidando sus advertencias preliminares


y hice algo que no se debe hacerse nunca: Me puse entre su nido y el dragón, tapándole su retirada,


en ese momento noté que me gritaban y una mano en el hombro me echaba para atrás, mientras que el dragón cambiaba de dirección,


ya no venía hacia mi, el tridente del ranger lo alejó,


aún tuve tiempo de hacerle la última foto descuadrada y borrosa


para después recibir, con cara de niño arrepentido, la regañina del ranger llamándome, con razón, insensato y loco (foolish, crazy), mostrándome las fotos de un ataque a su compañero,


Foto heridas de un ataque y cráneos de algunas víctimas

ahora comprendo a los extranjeros, que en los toros de los pueblos, se ponen hacer fotos fuera de la barrera como si se tratasen de vacas lecheras. La verdad es que  me cegué, mi cámara es una simple Nikon 4600 con un pequeñito zoon y no debía haber sido tan imprudente, menos mal que mi mujer y mi hija, mas alejadas, no se enteraron de casi nada, cuando se lo he contado a mi esposa y ha visto las fotos, me ha llamado de todo menos juicioso. La conducta de un animal salvaje es imprevisible.
 Mas adelante aún pudimos ver otro dragón pequeño, en un claro del bosque, con su típico color de camuflaje.


En el Parque de Komodo y posando ante un dragón

Terminada la visita, nos hicimos fotos con los tranquilos dragones del alrededor de las cabañas e invitamos al ranger y al capitán del barco, a una cerveza en el bar que hay a la entrada del parque, subimos al barco y zarpamos hacia Pulau Bidadari, en indonesio “Isla de Corales”. En la travesía aprovechamos para comer, beber varios tés preparados por el ayudante, mientras el capitán dormía plácidamente sin inmutarse de las olas que empezaban aparecer.


Tomando el té y siesta del capitán Manjailing

La Isla de Bidadari es también una isla privada con una familia, creo que holandesa, que vive en ella, tiene una preciosa playa de arena blanca y aunque está rodeada de arrecifes de corales, son mucho mas pobres que los de la isla de Kanawa, gran cantidad de turistas de Labuan Bajo vienen aquí hacer snorkel porque se encuentra a tan solo 6 kms., pero personalmente no me llamó la atención, hice tan solo media hora de submarinismo y enseguida tomamos el barco de regreso a Labuan Bajo.


Isla de Bidadari y tenderete a la entrada del Aeropuerto de Labuan Bajo

A la mañana siguiente, un taxis nos llevó a las 7 h. al aeropuerto, allí mismo compramos las figuras  de madera de los dragones y collares de perlas, es el mejor momento para hacerlo, ya que suponen que has comprado en la ciudad y ahora no te interesa, regateando lo puedes conseguir por la mitad del precio, si realizas todo la compra en una misma mesa.
Pagamos una tasa de 11.000 Rps (1 euro)  y salimos para Denpasar (Isla de Bali) donde nos esperaba con las maletas Wayan Adi, que para nosotros mas que un guía de habla hispana era un amigo, habíamos contratado sus servicios por  email desde España, pero no nos cobró hasta el final los 45 euros por día, todo incluido, excepto la comida, incluso llevaba agua en su nevera para ir obsequiándonos durante las excursiones. Fue una gozada simplemente dejarse llevar, sin ninguna preocupación, Wayan conoce como nadie las costumbres e historia de Bali y con su carácter alegre y comunicativo, convierte cada excursión en un ameno viaje. Casualmente ha salido hoy, junto a un español en el programa de "Madrileños por el Mundo" que ha dedicado un programa a Playas de Indonesia.



Templo de Ulun Danu Beratan junto al lago Beratan, Isla de Bali (Indonesia)

Visita del norte de isla de Bali
Subidos en su todoterreno Toyota, emprendimos viaje para el norte dirección Lovina el otro nuevo polo de desarrollo turístico de Bali, menos conocido pero mas auténtico y barato, las carreteras aunque estrechas están en muy buen estado. Es todo un espectáculo contemplar esa exuberante vegetación únicamente alterada por bancales de arroz, las cenizas fértiles de las erupciones han logrado este paraíso de multitud de árboles y flores.
En el camino nos detuvimos para dejar paso a una procesión, una de tantas que vimos durante nuestro viaje, el pueblo balinés es extremadamente religioso, ver hablar a Wayan de sus dioses con toda naturalidad nos sorprendía.


Procesión y árbol de la especia del clavo

A la hora de comer paramos en un restaurante con menús de comida italiana e indonesia, pagando tan solo 30.000 Rps (2,5 euros) por persona. Terminada la ascensión de unos 2.000 metros, la carretera desciende hasta el interior de un cráter, donde se han formado tres lagos, y en uno de ello, se encuentra uno de los templos mas bonitos de Bali junto a un jardín botánico, es el Templo de Ulun Danu Beratan dedicado a Dewi Danu, la diosa de las aguas y la fertilidad, situado en el promontorio del lago Beratan, el segundo lago más grande de la isla, es el templo que aparece en los billetes de 50.000 Rps que tiene forma de pagoda. Junto a este templo está el Jardín Botánico y unos preciosos jardines.


Ante el templo de Ulun Danu Beratan y Jardín Botánico

Desde ahí, ascendimos nuevamente para contemplar, desde un mirador poblado de monos, los lagos  Buyan y Tamblingan. Los macacos se te acercarán para que les des comida que varios lugareños venden en el lugar, ¡cuidado con las cámaras y los objetos brillantes, en un descuido los monos te los pueden arrebatar! Pero por supuesto, no del modo que lo hacían en el templo de Uluwatu.


Mirador de los lagos y monos de los bosques cercanos

Al atardecer nos dirigimos a Lovina, una ciudad alargada que ha crecido junto a la carretera costera y no dirigimos al hotel Hotel Oneka Lovina Villas & Spa.



Hotel Aneka Lovina Villas & Spa en Lovina, Isla de Bali (Indonesia)

Hotel Aneka Lovina Villas & Spa
El hotel Aneka Lovina Villas & Spa es un establecimiento de cuatro estrellas y con tan solo 60 habitaciones, distribuidas en pequeñas y confortables villas y un pequeño edificio. Nosotros ocupamos una villa (50 euros noche), con una amplísima habitación con cama de matrimonio, de grandes dimensiones, y una cama supletoria. El baño con bañera, estaba un poco anticuado, pero muy bien equipado, en el exterior teníamos un pequeño porche. Los servicios del hotel eran excelentes con un buen restaurante, un spa para dar masajes y una piscina con bar.


Villa del Hotel Aneka y habitación con mosquitera

Todas las instalaciones están rodeadas de palmeras cocoteras a lo largo de un pasillo con fuentes, que termina en la playa de arena negra, pero de aguas cristalinas. Nosotros únicamente utilizamos los servicios del hotel y la excursión que hicimos para divisar los delfines, pero el trato fue muy amable y acogedor. El desayuno, incluido en el precio, era de tipo bufet muy completo y con mucho para elegir.


Restaurante y piscina del Hotel Aneka Lovina Villas & Spa

El centro de la ciudad de Lovina se encuentra a 20 minutos andando, nada mas salir, encuentras pequeñas tiendas de comida e internet, aunque si llevas tu propio ordenador, en el hotel hay áreas de Wifi gratis. Me llamó la atención que fumigaran toda la vegetación para librar a los turistas de los temibles mosquitos. Un hotel muy recomendable.



Excursión para divisar delfines en Lovina, Isla de Bali (Indonesia)

Excursión para ver delfines
A las 6 de la mañana, estábamos en la playa del hotel junto a otros muchos turistas, para tomar una embarcación típica de los pescadores indonesios (60.000 Rps. la embarcación para nosotros solos), pero ahora equipada con un potente motor fuera boda capaz de perseguir a los delfines que a las primeras horas del día, se aproximan a la playa de Lovina en busca de comida. 


Precioso amanecer y nosotros en la típica embarcación balinesa

Ya en la barca, nos adentramos en el mar mientras contemplábamos la preciosa la gama de ocres, amarillos y anaranjados que cubrían el horizonte mientras amanecía. Al poco tiempo se produjo el primer avistamiento y todas las barcas se dirigieron hacia ese punto, rodeando por completo la manada, que en vez en cuando, emergían dando saltos y piruetas en el aire.


Persiguiendo a la manada y dificultad para fotografiarlos

Fue dificilísimo conseguir una foto decente, así que opté por poner la cámara en modo vídeo, aunque con el riesgo de agotar toda la memoria, ya que nunca sabias por donde iban aparecer, pero por fin lo conseguí.

video

Fue una bonita experiencia que a mi hija y mujer les encantó, tanto, que ¡luego no compraban otras figuritas de madera  que no fueran de delfines, para llevar de regalo a nuestros  familiares y amigos !
Regresamos al hotel, desayunamos y nos dirigimos a visitar la Cascada de Git Git, que se encuentra en la sinuosa carreta que lleva a Singaraja. Hay que dejar el coche y adentrarse unos 600 metros entre una vegetación desbordante, arrozales y tenderetes de regalos o bebidas para los turistas.


Entrada a la cascada Git Git y arrozales con tenderetes

La cascada tiene unos 40 metros de altitud, y como en todas partes, junto a ella se encuentra un templo. El lugar es fresquísimo y es un espectáculo para los ojos ver tanta vegetación y flores.


Tiendas para los turistas y vista de la cascada de Git Git, Isla de Bali

Como en todos los sitios turísticos, incluido los templos, hay que pagar, pero a penas son 10.000 Rps., menos que un euro, como nuestro guía, era una persona honrada de total confianza, para no andar siempre con el dinero, le entregué 200.000 Rps y él es el que iba pagando, cuando se acababa esta cantidad, se la reponía, aunque muy meticuloso siempre me entregaba los justificante, esto también tenía una ventaja para mi, ya que muchas veces los precios dependen si el comprador es un nativo o un turista que siempre imaginan rico.


 Wayan negociando la compra de un durián


El durián, la fruta mas apestosa del mundo
Cuando estuvimos en la anterior viaje a Bali, me quedé con las ganas de probar esa fruta prohibida en todos los lugares y transportes públicos por su apestoso olor, pero quien la ha probado no olvida su sabor exquisito, nosotros lo atestiguamos, así que en en uno de los puestos de esa carretera llena de curvas que llevan a a Singaraja, paramos para probarla. 

El fruto durián y abriéndolo para comerlo 

La primera advertencia de mi mujer fue: ¡Si la comes esta noche no duermes conmigo ! Pero asombrosamente terminó por gustarle mas a ella que incluso a mi. 
El durián nace directamente del tronco de unos arboles muy altos y se debe recolectar en el momento idóneo, fue una suerte tener a Wayan al lado como experto, hijo de agricultores, ya que examinó varias hasta elegir la apropiada. Tiene forma de un melón de 1 a 2 kgs. con un caparazón de espinas. Para comerlo se debe abrir de un fuerte golpe de machete la dura corteza y acceder a su interior donde se encuentra la parte comestible, una especie de intestino de color amarillo que se parte en trozos, con una textura muy parecida al aguacate y un sabor delicioso a vainilla, el olor aunque desagradable, se olvida en el momento que pruebas el fruto, realmente es delicioso, por algo la llaman la “reina de las frutas”. Tanto nos gustó, que repetimos otras veces en el viaje.


Comiendo un durián y comprando unos racimos de rambután

En el mismo puesto aprovechamos para comprar un buen manojo de rambután, una especie de lickys con pelos de sabor delicioso y refrescante, que ya comimos en la Polinesia, fruta que nunca faltó en nuestra habitación durante toda la estancia en este país.
Siguiendo la carretera llegamos a Singaraja, la antigua capital de la isla, cuando ésta era colonia de Holanda, no tiene mucho que ver,  a penas han perduradio algunos edificios coloniales y su diseño europeo con grandes avenidas, pero es un buen lugar para comer excelente pescado en unos restaurantes que hay sobre el mismo muelle, el atún asado que nos sirvieron, estaba excelente.


La ciudad de Singaraja y comiendo en su puerto

Comparte esta entrada

votar

4 comentarios:

Antonio Ruiz dijo...

Tiene que ser impresionante todo lo que has visto, y sobre todo vivirlo en primera persona. Dan ganas de ir.

Gracias por compartir tus experiencias.

Abrazos.

Ricardo Ribalda dijo...

Hola Antonio:
Efectivamente fue especialmente emocionante ver de cerca a los dragones de Komodo, pero la Isla de Bali, por si sola merece un viaje.
Otro abrazo para ti.

descobrintotselsracons dijo...

Buenas!!!!!

tenéis una página web excepcional!!!! nos encanta!!!!! mucha información y de buen entender.
Os seguimos
Un abrazo

Núria y Ramon

Ricardo Ribalda dijo...

Hola Nuria y Ramón:
Gracias. He comenzado a leer vuestro blog refrescando el catalán que aprendí estudiando el Magisterio en Barcelona, ya he leído los posts sobre Bali.
¡Seguir descobrint nous racons!
Una abraçada.
Ricardo