lunes, 14 de enero de 2013

2

ENTREVISTA: " La Aventura de Pablo y Elena" (II)

Glaciar Fox (Nueva Zelanda)

- ¿Qué gente maravillosa se cruzó en vuestro camino y ha quedado en el recuerdo para siempre ? 
Ufff, muchísimas! No podríamos parar de hablar de todos los compañeros de ruta que hemos conocido que se han convertido en amigos. Les mandamos un beso a todos desde aquí y ojalá podamos volver a vernos. A algunos ya los hemos visto por España antes de venirnos a Alemania!

- ¿Qué comida, alimento o fruta os llamó la atención por lo sabrosa que era o por la repugnancia que os producía? 
Aquí tenemos un problema para responder a esta pregunta, porque nos encanta todo!! Creo que hay muy muy pocas cosas que no hayamos probado en nuestros viajes, aun a riesgo de pillar lo que llaman “diarrea del viajero”, que todos habremos tenido en más de una ocasión. Nos encanta comer en la calle, en restaurantes, en bares, en casa de gente que nos invita, en fiestas... Por nombrar algo, comimos “chapulines” en México, que son saltamontes que los cocinan fritos con limón, y que saben a eso, a limón. Lo que más asco nos ha dado en todos nuestros viajes es cuando estuvimos en Ecuador colaborando con una ONG Española llamada “Huauquipura”. Cuando íbamos a las comunidades indígenas nos ofrecían “chicha”, que es una bebida fermentada que hacen mascando unas hojas y escupiendo luego el jugo en una olla, con lo que estás bebiendo saliva de otra persona...

- ¿Qué hecho social os impactó mas en vuestro viaje RTW? 
Hemos colaborado varias veces con diferentes ONGs en nuestros viajes, y lo que más nos sorprende siempre es la sonrisa de los niños, a pesar de la situación en la que viven. Aparte de eso, nunca hemos visto una pobreza tan profunda como la de la gente de la India. En Potosí (Bolivia) nos impactó mucho también ver a los niños que trabajan en las minas de plata del Cerro Rico. 

- ¿Tuvisteis algún contratiempo grave en vuestra aventura? 
Gracias a Dios, nada durante el viaje, aparte de un par de diarreas y un par de días con fiebre. Lo más grave que nos pasó es que se nos rompió el ordenador en Perú.


Ruinas de Machu Picchu (Perú) y ciudad vieja de Ping Yao (China)

- ¿Alguna vez os pasó por la cabeza desistir de vuestro sueño y regresar a casa? 
Jamás. Hemos tenido una experiencia superpositiva. Aparte de que acabas harto de regatear en muchos sitios, la gente suele ser estupenda y lo que ves cuando viajas te compensa todo lo malo que puedas vivir.

- ¿Qué habéis echado de menos durante el viaje RTW y nunca llegasteis acostumbraros? 
Aparte de a la familia y amigos, poco más. Nos adaptamos muy bien a todo, desde dormir en un dormitorio común de 16 literas, hasta comer sentados en el suelo y con las manos sucias, pasar noches enteras en autobuses o trenes, dormir en aeropuertos, sufrir retrasos de vuelos (muchas veces), que la comida esté tan picante que te lloran los ojos... Si hay que nombrar algo, podría ser el pan tostado por las mañanas. Es raro encontrar tostadas por el mundo...

- ¿Nos podéis relatar la anécdota o curiosidad mas relevante? 
Elena: Anécdotas sobre el viaje tenemos muchas, la verdad es que en 4 años de aventuras pasan tantas cosas que hasta se te van olvidando. Pero de otras muchas si que nos acordamos. Y solemos recordar una que nos pasó en Indonesia, concretamente en la isla de Sulawesi, visitando a los Toraja, un pueblo conocido por sus funerales. Hasta allí nos desplazamos en una avioneta para ver si podríamos presenciar alguno, que habíamos visto en los típicos documentales de "la dos" y nos habíamos quedado flipados. Desde aquel día sabía que tenía que vivir eso y allá que nos fuimos. Al día siguiente de llegar empezaba uno muy importante, en concreto el funeral de dos hermanos que habían muerto 10 y 8 años antes de la fiesta. Durante todo ese tiempo había ahorrado la familia dinero para el funeral, una fiesta de una semana de duración a la que se invita a cientos de personas de todos los poblados y en la que se matan cerdos y búfalos por cientos. Allí nos plantamos y lo fuimos observando todo desde un segundo plano. Las distintas familias estaban colocadas en torno a los muertos en palafitos de madera construidos para la ocasión. Una mujer se nos acercó y nos habló en inglés. Esto nos dio mucho alivio porque allí era imposible comunicarse con nadie. Nos contó que era un familiar que vivía fuera y que había venido sólo para el funeral. Nos invitó a que comiéramos con ella y con su familia en un palafito y nos sentamos allí con ellos, en el suelo, sobre esteras de palma. Una vez mataron los búfalos delante nuestra, los trocearon y los pusieron al fuego (este proceso duró horas y horas), empezaron a sacar grandes bandejas de carne. Y yo no soy gran amiga de la carne, que me encanta y me la como pero debe estar muyyy magrita y que no la vea yo antes cruda. La carne era un amasijo de piel, tendones y grasa al mogollón, vamos que lo que menos tenía era carne. A mi me la ofrecieron y os juro que era imposible que me metiera eso en la boca. Así que no se me ocurrió otra cosa, que decir que era vegetariana y que no comía carne, que nunca en mi vida la había probado. Y tan pancha que me quedé yo, con al esperanza de que después sacaran bandejas de alguna verdurita cocinada. Pero las horas pasaban y dentro de mi se empezaba a reconcentrar la mala leche que a mi me entra cuando tengo mucha hambre y no hay expectativas de comer. Así que llegados al punto de no retorno tuve que tragarme mis palabras y decirle a la señora: bueno, soy vegetariana pero he pensado que eso tiene muy muy buena pinta y que puede que hoy sea el día en el que tenga que probar la carne por primera vez... Y no me quedó otra que comer de aquella carne que no sabía tan mal, pero que al día siguiente tenía unos vómitos y una fiebre que para mi se quedan. No se si sería autosugestión pero realmente ha sido de las pocas veces en estos años que me he enfermado.

- ¿Cuál fue vuestra mejor foto? 
Ufff, que pregunta tan difícil! Tenemos las paredes de la casa llenas de fotos de nuestros viajes, y cuando sabemos que una foto va para una de las paredes de casa somos bastante exigentes cuando le pedimos a alguien que nos la haga, jejeje. Yo (Pablo) le he llegado a pedir a la misma persona que nos repita la foto hasta 5 veces, hasta que ha hecho la foto perfecta para el salón, jajaja. Una que nos encanta, y además que al principio no entraba en nuestros planes, es una que tenemos delante de un Moai en la Isla de Pascua, por ser un lugar tan remoto y tan místico.


Entre moais en Isla de Pascua, nuestra foto preferida 

- ¿Qué reflexiones habéis hecho tras el viaje RTW? Esta experiencia, ¿ha cambiado en algo vuestra forma de pensar y de vivir? 
Pues sí. Ahora vemos el mundo más pequeño, más asequible, no nos parecen mucho 12 horas de viaje, por ejemplo. Ahora sabemos que queremos seguir moviéndonos, nos hemos convertido en auténticos “culos inquietos”, ya estamos pensando cual será nuestro próximo destino y eso que acabamos de llegar a Alemania. Ahora también vemos más claro que uno puede conseguir sus sueños si los persigue (repetimos que nos sentimos muy afortunados, y sabemos que mucha gente quiere y no puede hacerlo). Y tenemos muy claro que queremos seguir viajando, que queremos conocer el mundo entero. 
Una cosa que recomendamos a la gente que vaya a hacer un viaje de estas características es que no dejeis nada por hacer que os apetezca mucho. Nosotros nos hemos arrepentido varias veces de no haber hecho esto o aquello porque era muy caro o porque estaba muy lejos. Al final os alegrareis seguro.

- ¿Volveríais a repetir esta aventura? ¿Tenéis planeado algún otro viaje de este tipo? 
Tenemos muy claro que lo volveremos a hacer, solo que tenemos que volver a ahorrar. Esto es como una droga, una vez que lo pruebas no puedes parar. Nuestro objetivo es volver a irnos en un par de años. A dónde, ya lo improvisaremos...


Guanajuato (México) y Nueva York (EE.UU)

- ¿Por qué quisisteis contar el viaje RTW en un blog o página web? 
Al principio lo empezamos a escribir para nuestros familiares y amigos, para que supieran dónde y cómo estábamos. También un poco lo hicimos como diario de viaje, porque nos encanta leer cosas que nos pasaron y reírnos recordando momentos divertidos o peculiares. Pero cada vez más y más gente nos leía, nos comentaba en el blog e incluso nos pedían consejos de viaje y eso nos encantaba y nos animaba a seguir escribiendo. Teníamos la idea de recopilar todas las entradas de nuestro blog en un libro para tenerlo de recuerdo, y lo hemos hecho. Hay gente que ha comprado un ejemplar y todo! Los que estén interesados lo pueden comprar entrando en nuestro blog y clickando encima de la foto de la portada. También está disponible en formato E-book.

- ¿Recordáis algún comentario de vuestros seguidores, que os haya llamado especialmente la atención? 
Nos llaman la atención muchos comentarios, gente que nos nos conoce en persona y nos dice que para ellos somos como “parte de la familia”, gente que les cuentan a sus parejas “pues hoy Pablo y Elena están en tal sitio...”, gente que nos dicen que les hemos inspirado para dar el paso, gente que se van de viaje y piden consejos, gente que escriben tras un viaje para dar las gracias por las recomendaciones de sitios u hoteles, gente que nos agradece que hablemos bien de sus ciudades de origen...

- ¿Os ha sorprendido la cantidad de visitas que recibe La Aventura de Pablo y Elena
Muchísimo. Como ya hemos dicho, todo empezó para nuestras familias y amigos. Y ahora después de casi 5 años que lo empezamos tenemos más de 180.000 visitas!

- ¿Hasta cuándo seguiréis escribiendo? ¿Alguna vez habéis tenido la tentación de eliminarla? 
La verdad es que últimamente estamos escribiendo menos, ya que ahora en Alemania no nos pasan tantas cosas para contarlas semanalmente, como hacíamos cuando estábamos de viaje. Pero no se nos ha pasado por la cabeza cerrar el blog. Lo mantendremos ahí el tiempo que dure, por si a alguien le apetece leer algo de nosotros o por si alguien puede recuperar información útil de él.

- Y por último, ¿Qué sugerencias o consejos nos daríais para nuestro blog "La Vuelta al Mundo de Asun y Ricardo" ? 
Seguid haciéndolo como hasta ahora que está genial!!


Nara (Japón) y Quebec (Canadá)

Muchas gracias por vuestra sinceridad, vuestro tiempo y la ayuda que vuestras palabras pueden suponer para otros viajeros. Os deseamos lo mejor y que la aventura siga anidando en vuestro corazón. El que no ha viajado poco ha vivido. Un abrazo muy fuerte.




SABIDURIA VIAJERA


  • "Siempre decimos y somos conscientes, de que somos unos privilegiados por haber podido realizar este sueño.
  • “Nosotros no tenemos más “vicios” que viajar, y nos merece la pena todo el dinero que hemos invertido en todos y cada uno de los viajes que hemos hecho.”
  • “Nunca jamás nos arrepentiremos de haber tomado la decisión de dar Vuelta al Mundo.”
  • “Somos unos viajeros incansables y nos encanta viajar, conocer gente, sitios y costumbres diferentes.“
  • “Durante el viaje no tuvimos ningún problema de comunicación,  el lenguaje internacional de mover las manos y hablar en inglés o español muy despacito, sirve la mayoría de las veces”
  • “Hemos conocido a gente maravillosa por el camino que se han convertido en amigos para toda la vida.”
  • “Como equipaje, nunca cargar con más ropa de la que te llevarías a un viaje de 15 días. Al final, por muy poco que quieras meter, siempre hay algo que sobra.”
  • “No creo que nada sea imprescindible en el equipaje,  hoy en día puedes encontrar de todo en cualquier parte del mundo. Nosotros siempre llevamos un pequeño portátil para estar conectados con la familia y para ir escribiendo nuestro blog.”
  • “El hecho de viajar por libre, te da una sensación de libertad plena, a veces un sitio te encanta y te quedas más tiempo, y otras veces no te gusta el sitio y te vas a otro lado sin nada que te ate.”
  • “Hemos colaborado varias veces con diferentes ONGs en nuestros viajes, y lo que más nos sorprende siempre es la sonrisa de los niños, a pesar de la situación en la que viven.”
  • “La gente que te encuentras suele ser estupenda y lo que ves cuando viajas, te compensa todo lo malo que puedas vivir.”
  • “ Ahora vemos el mundo más pequeño, más asequible, no nos parecen mucho 12 horas de viaje, por ejemplo. Ahora sabemos que queremos seguir moviéndonos, nos hemos convertido en auténticos “culos inquietos”, ya estamos pensando cual será nuestro próximo destino.
  • “Cuando viajéis, no dejéis nada por hacer que os apetezca mucho. Nosotros nos hemos arrepentido varias veces de no haber hecho esto o aquello porque era muy caro o porque estaba muy lejos. Al final os alegrareis, seguro.”
Pablo y Elena 

Nota: Las fotos son una cortesía de los entrevistados.
.

Entrevista: "La Aventura de Pablo y Elena" (I)
← Posts relacionados: Entrevistas a trotamundos

.

Comparte esta entrada

votar

2 comentarios:

Verónica Corrales dijo...

Hola Ricardo!!
Me paso por aquí para saludarte y para comentarte que en esta nueva etapa de nuestro blog le hemos cambiado el nombre a "LOS VIAJES DE PACO, VERO Y HELIA" y era para ver si podrías modificar el enlace.

Gracias de antemano y saludos!!

Ricardo Ribalda dijo...

Hola Verónica:
Hecho. Me alegro que ya os acompañe en los viajes vuestro retoño ¡con esos genes menuda viajera va a resultar!
Gracias a vosotros.
Un abrazo.